miércoles, 27 de julio de 2011

¿Qué tal la Danza con Dragones?

Estoy consciente de que voy lento con mi lectura este año. Lento, pero seguro.

Pero por fin anoche terminé A DANCE WITH DRAGONS, el quinto libro de la serie "A Song of Ice and Fire" de George R. R. Martin. Y tengo que reconocer que me dejó una sensación agridulce. No quiero decir que sea un mal libro... todo lo contrario: es fantástico, pero deja claro que falta bastante todavía por cerrar las historias.

A DANCE WITH DRAGONS ocurre casi simultáneamente que A Storm of Swords, el cuarto libro, salvo algunos capítulos al final que cierran un poco más la historia de varios de los personajes. Pero si la cuarta entrega se enfoca en los personajes en el sur de Westeros (enfocándose más que nada en King's Landing), A DANCE WITH DRAGONS le dedica todo el tiempo a los personajes en el Norte y del otro lado del mar.

Por un lado está Jon Snow, quien ahora como Comandante de la Guardia Nocturna tiene que lidiar con la amenaza de más-allá-del-Muro y con el cada vez más exigente Stannis Baratheon y su consejera Melisandre (como dato adicional, HBO contrató a Stephen Dillane y a Carice van Houten para estos papeles en la segunda temporada de "Game of Thrones"). Por otro lado, Stannis busca afianzar su control sobre los Siete Reinos y para conseguirlo, busca poner a más Señores de su parte, y envía a su Mano Davos Seaworth (quien, en la serie será Liam Cunningham); pero los Bolton que ahora controlan a muchos de los norteños no le harán esta tarea tan fácil. Además, los Bolton tienen prisionero y aterrorizado a Theon Greyjoy, y lo utilizan para alcanzar sus metas.

Tyrion Lannister huye de King's Landing y cruza el océano, y al final decide que unirse a Daener
ys es su mejor opción para mantenerse vivo... y conseguir venganza. El camino -como buena convención de la fantasía- no es sencillo, y Tyrion se encuentra con alguien que debería estar muerto y termina haciendo lo que jamás habría esperado.

Y Daenerys Targaryen, que decidió quedarse a gobernar Meereen, descubre que no todos la recibieron como la "Madre" salvadora que esperaba... y que, además, los dragones se vuelven cada vez más salvajes.

Además, hay varios personajes intentando llegar a Daenerys con distintos fines: aquel que debería estar muerto, Victarion Greyjoy, y Quentyn Martell, entre otros. Y también algunos capítulos centrados en otros personajes como Davos Seaworth, Asha Greyjoy y Bran Stark. E incluso, una pequeña visita a otros de los personajes que tuvieron narraciones más completas en el libro anterior: Jaime Lannister, Cersei Lannister (a quien jamás creí que fuera a compadecer), y Arya Stark, sobre todo.

No quiero develar más de la trama porque la verdad es que vale mucho la pena la historia -y el libro. Incluso tengo esperanzas de ver varias de las cosas aquí vistas en la serie de HBO... pero muchas saldrían quizás hasta la 4a o 5a temporada. Y no voy a llegar al extremo de decir que jamás volveré a leer algo del autor porque sería falso... si leí la BR (o RW, en inglés) y no dejé el libro (más que unos momentos para llorar ad hoc), creo que puedo sobrevivir a más tragedias... aunque sé que los próximos libros de la saga, que tentativamente son dos: The Winds of Winter y A Dream of Spring; me harán sacar querer cortarme las venas con galletas porque Martin tiene la costumbre de matar a mis personajes favoritos.

Sin embargo lo recomiendo, ampliamente. El tercer libro (A Storm of Swords), sigue siendo por mucho mi favorito, pero A DANCE WITH DRAGONS es una historia fantástica, escrita maravillosamente y que, además, incrementa más el mithos de La Canción de Hielo y Fuego.

1 comentario:

Poncho dijo...

La reseña del New York Times (http://nyti.ms/mSn8bU) termina con:

"So, yes, winter is still coming. Tolkien is dead. And long live George Martin"