martes, 10 de junio de 2008

Shouldn't Be Ashamed

Me pasó algo muy raro el sábado.
Fui al zoológico de Chapultepec con los lobatos. Iba crudísimo, a pesar de no haber tomado mucho en la fiesta de Chío. Y gracias a Dios no hacía mucho sol, porque de ser así yo creo que habría muerto.
En fin, andaba yo por los pasillos del zoo de Chapu cuando eschuché unas voces femeninas refiriéndose a los chamacos con frases típicas de las féminas como: "¡Ay! Qué lindos", "Y son Scouts, ¡Wow!", "Míralos, con sus corbatitas y todo". Yo pensé que era extraño oír esas frases cuando las más comunes son "looser" o alguna otra burla.
Pues seguí caminando (yo iba atrás de los niños, para "ir echándoles el ojo") y dí vuelta en el sendero y pude, por fin, apreciar la fuente de las voces. Se trataba de tres muchachas con look fresa y de bastante buen ver. Pero lo que más me sorprendió de todo fue que al verme ellas también, los comentarios hacia una servilleta fueron también positivos, del tipo "¡Wow del chavo que va con ellos", "Sí, o sea. ¡Qué padre!" y el prometedor "Ojalá hubiera más chavos así". Volteé y les sonreí... y ¡ellas se sonrojaron!
Me dije a mi mismo: "Mi mismo, de aquí eres. Aprovecha que los lobatos se quedan viendo el siguiente animal y consigue algún teléfono". De pronto, alcanzo a oír una voz precoz gritando "¡Voy a ver a los Banderlog!", seguido de una cosita amarilla que salía corriendo. El buen Akela (o sea, yo) voló tras de él. Al interceptarlo giró la vista y las muchachas se encontraban muy lejos. Eso me pasa por ser uno de esos chavos así.
Sin embargo, me puso a pensar que ¡estuve a nada de ligar vestido de ñoño! Y me volví a llenar de confianza (éstas son el tipo de situaciones que te regalan un Red-Bull anímico). Si puedo ligar de ñoño, puedo ligar como sea. No hay nada de qué estar avergonzado.
P.S. Mi abuelo está estable. Ya lo operaron. Sí va a poder caminar, eventualmente y de punto y coma, pero va a caminar. ¡Más Red-Bull emocional!

2 comentarios:

Morna dijo...

Yo en lo personal habría matado al chavito, pero bueeee... ¿Ya ves qué eres un chic lindo?

Te mando un besotototote.

MUUUUUUAAAAAAAA

Poncho dijo...

Chale... en perspectiva, no puedo dejar de pensar que esto lo escribí tan solo unas horas antes de que falleciera mi abuelo. Me queda claro que la vida da vueltas y no hay cómo detenerla.