viernes, 19 de diciembre de 2008

Like a Drug

No tienen idea las gracias que le doy al mundo por inventar el Oxxo. En estos días, estas tienditas le han dado algo de claridad y relajación a mi vida.

El lunes pasé frente a uno y al voltear vi una cajita bicolor -rosa y morado- y tuve que comprarlo. Hacía meses que no comía unos Nerds -¡de Willy Wonka! Recordé a Augustus Gloop, a Violet Beauregarde, Veruca Salt y Mike Teevee (sí, me sé de memoria los nombres) y lo mucho que doy por sentada a mi familia a veces.

El martes fui por leche y me encontré a un amigo que hacía tiempo no veía. Es extraño hallarte frente a gente con la que tenías mucho en común y ahora prácticamente nada. Sentí cuánto había cambiado, y lo poco que lo había notado.

El miércoles en la noche sufrí un ataque de ansiedad a la 1 a.m. Me desperté de mi sueño -que no recuerdo- y salí a caminar. Caminar es la mejor medicina para la ansiedad, creo yo. Fui al Oxxo y compré una barra de Snickers. La comí y guardé la basura en la bolsa de mi chamarra por no tirarla en "el grande" y se me olvidó. Ayer, de regreso a mi casa, noté la basura en el bolsillo y lo saqué y me dí cuenta de que tenía algo escrito en el interior. Decía:


nougatocity (inserte aquí caracteres bizarros de pronunciación)
A heightened yet fleeting state of accomplishment that makes you realize how unbelievably unmotivated you are.


Dios -o el mundo, o la energía, o el destino- trabaja de maneras misteriosas. Y a veces te manda señales ocultas e indirectas. El Oxxo es uno de sus ángeles.

Por cierto, "nougatocity" es una de esas palabras raras del slang. No sé de dónde se les ocurrió relacionar un turrón de almendras con la desmotivación, pero dice el Urban Dictionary que te das cuenta de tu propia apatía después de comer. ¿Será?

1 comentario:

Morna dijo...

Pero ¿No cae de maravilla un chocolate cuando estás desanimado?

Me gustaría poder comer uno en este momento.

Saludos desde la oscuridad de mi mente, te extraño mucho.